EPILEPSIA DEL SUEÑO: NARCOLEPSIA

El artículo completo se puede consultar en el siguiente enlace:
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000802.htm

La narcolepsia es un trastorno del sueño que causa somnolencia excesiva y ataques de sueño frecuentes durante el día.

Causas

La narcolepsia es un trastorno neurológico, no una enfermedad mental, y no es causada por la ansiedad. La causa exacta se desconoce.

Los expertos creen que la narcolepsia es causada por la reducción en las cantidades de una proteína llamada hipocretina, la cual se produce en el cerebro.

La narcolepsia tiende a ser hereditaria.

Las afecciones que ocasionan insomnio, como una alteración de los horarios de trabajo, pueden empeorar la narcolepsia.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la narcolepsia son:

Períodos de somnolencia extrema cada 3 a 4 horas durante el día. Usted puede sentir un impulso fuerte de dormir, con frecuencia seguido por una siesta corta (ataque de sueño).

Estos períodos duran aproximadamente 15 minutos cada uno, aunque pueden ser más largos.

Suceden con frecuencia después de comer, pero pueden ocurrir al manejar, hablar con alguien o durante otras situaciones.

Usted se despierta sintiéndose renovado.

Se pueden presentar alucinaciones similares a los sueños durante la fase entre el sueño y la vigilia. Éstas involucran los sentidos de la vista o el oído y posiblemente otros sentidos.

La parálisis del sueño es cuando usted es incapaz de moverse apenas se despierta en la mañana. También puede suceder apenas usted se pone soñoliento.

La cataplejía es una pérdida súbita del tono muscular estando despierto y ocasiona incapacidad para moverse. Las emociones fuertes, como la risa o la ira, con frecuencia producirán cataplejía.

La mayoría de los ataques duran menos de 30 segundos y pueden pasarse por alto.

La cabeza se le caerá repentinamente hacia adelante, la mandíbula se le aflojará y se le doblarán las rodillas.

En casos graves, una persona puede caer y permanecer paralizada hasta varios minutos.

No todos los pacientes tienen todos los cuatro síntomas.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y ordenará un análisis de sangre para descartar trastornos que puedan causar síntomas similares. Las afecciones que pueden causar somnolencia excesiva abarcan:

Insomnio y trastornos del sueño

Síndrome de las piernas inquietas

Convulsiones (crisis epilépticas)

Apnea del sueño

Otras enfermedades psiquiátricas, médicas o del sistema nervioso

Otros exámenes pueden ser:

ECG (mide la actividad eléctrica del corazón)

EEG (mediciones de la actividad cerebral)

Monitoreo de la respiración

Pruebas genéticas para buscar el gen de la narcolepsia

Los exámenes también incluirán un estudio del sueño (polisomnografía). Se puede utilizar un estudio llamado prueba de latencia múltiple del sueño (MSLT, por sus siglas en inglés) para ayudar a diagnosticar la narcolepsia. Este examen mide el tiempo que le toma a uno quedarse dormido durante una siesta en las horas del día. Los pacientes con narcolepsia se quedan dormidos mucho más rápido que las personas que no padecen esta afección.

Tratamiento

No existe una cura conocida para la narcolepsia y el objetivo del tratamiento es controlar los síntomas.

Realizar ajustes en el estilo de vida y aprender a enfrentar los efectos del trastorno, tanto emocionales como de otro tipo, puede ayudarle a desempeñarse mejor en el trabajo y en las actividades sociales. Esto implica:

Consumir comidas ligeras o vegetarianas durante el día y evitar comidas pesadas antes de actividades importantes.

Planificar una breve siesta (10 a 15 minutos) después de las comidas, de ser posible.

Planificar siestas para controlar el sueño durante el día y reducir el número de ataques de sueño inesperados y repentinos.

Informar de la existencia de este problema a profesores y supervisores para que no lo castiguen por ser "perezoso" en el colegio o el trabajo.

Se pueden necesitar medicamentos recetados. El fármaco estimulante modafinil (Provigil) es la primera opción de tratamiento para la narcolepsia y tiene mucho menos potencial de adicción que otros estimulantes. El medicamento también le ayuda a mantenerlo despierto.

Otros estimulantes abarcan el dextroanfetamina (Dexedrine, DextroStat) y metilfenidato (Ritalina).

Los antidepresivos pueden ayudar a reducir episodios de cataplejía, parálisis del sueño y alucinaciones. Los antidepresivos abarcan:

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como fluoxetina, paroxetina, sertralina y venlafaxina

Los antidepresivos tricíclicos como la clomipramina, protriptilina, imipramina y desipramina

El oxibato de sodio (Xyrem) se le receta a ciertos pacientes para su uso por la noche.

Si usted padece narcolepsia, puede tener restricciones para conducir, las cuales varían de un estado a otro.

Pronóstico

La narcolepsia es una afección crónica . No se trata de una enfermedad mortal, pero puede ser peligrosa si los episodios ocurren al conducir un vehículo, operar una máquina o en actividades similares. Normalmente, la narcolepsia se puede controlar con tratamiento. El hecho de tratar otros trastornos subyacentes del sueño puede mejorar los síntomas de esta afección.

Posibles complicaciones

Lesiones y accidentes si los ataques ocurren durante las actividades

Deficiencia en el desempeño en el trabajo

Deterioro en las actividades sociales

Efectos secundarios de los medicamentos utilizados para tratar el trastorno

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico si:

Tiene síntomas de narcolepsia.

La narcolepsia no responde al tratamiento o se desarrollan otros síntomas.

Prevención

No existe una forma conocida de prevenir la narcolepsia. El tratamiento puede reducir el número de ataques. Evite las situaciones que agravan la afección si usted es propenso a los ataques de esta enfermedad.