EPILEPSIA DEL L脫BULO TEMPORAL

Los l贸bulos temporales de los hemisferios izquierdo y derecho son especialmente vulnerables a la actividad convulsiva. Hay muchos tipos de crisis ? los tipos que m谩s se asocian con la malformaci贸n cavernosa del l贸bulo temporal son la crisis parcial simple y la crisis parcial compleja.

Crisis parcial simple es aquella durante la cual el paciente no pierde el conocimiento pero no puede controlar sus experiencias ni acciones. Estas acciones dependen de la regi贸n afectada del cerebro. La crisis puede causar experiencias como emociones intensas, movimientos no controlados, o problemas de vista o habla. M谩s com煤nmente, las crisis parciales simples del l贸bulo temporal causan emociones intensas e inexplicadas.

Crisis parcial compleja es aquella en la cual el paciente no es consciente de sus acciones y hace ?automatismos? ? movimientos repetitivos e involuntarios como el masticar sin raz贸n, tragar saliva, tocarse la ropa, o rascarse.

Las crisis pueden ?generalizarse?, el paciente pierde el conocimiento y tiene convulsiones mientras la crisis parcial se extiende por otras partes del cerebro.

Existen en el cerebro de cada persona unas zonas que se llaman epilept贸genas, las cuales pueden causar crisis cuando est谩n irritadas. Para cada individuo, estas zonas existen en regiones diferentes del cerebro, y normalmente son bastante peque帽as. Adem谩s, la ubicaci贸n de esta zona dentro del cerebro no cambia con el tiempo. Es decir, si se pudiera utilizar un electroencefalograma (EEG) o magnetoencefalograma (MEG) para delimitar la zona epilept贸gena de un paciente, esta zona no cambiar铆a ni se mudar铆a con el tiempo. Sin embargo, las limitaciones de los EEG y MEG, espec铆ficamente la colocaci贸n de los electrodos, impiden que se determine los l铆mites exactos de esta zona.

Las malformaciones cavernosas pueden irritar las zonas epilept贸genas, incluso las que existen dentro del l贸bulo temporal, de dos maneras distintas. Primero, las malformaciones cavernosas pueden apretar contra la zona epilept贸gena. Segundo, las hemorragias de las malformaciones cavernosas producen dep贸sitos de una sustancia que se llama hemosiderina. La hemosiderina, producto de la degradaci贸n de la sangre, es una forma del hierro. Estos dep贸sitos de hierro no desaparecen aunque la malformaci贸n cavernosa se haga m谩s peque帽a. Si un dep贸sito de hemosiderina est谩 dentro de una zona epilept贸gena, puede causar crisis.

Las crisis afectan a m谩s que la zona epilept贸gena. La actividad convulsiva se extiende por una regi贸n m谩s grande del cerebro, la cual se puede localizar con un electroencefalograma.

El localizar estas 谩reas es 煤til para generalizar la ubicaci贸n de la zona epilept贸gena, y as铆 determinar el origen general de la crisis epil茅ptica. Es an谩logo al proceso de localizar el epicentro de un terremoto, si consideramos que una crisis epil茅ptica es como un terremoto del cerebro. Aunque se puede sentir los efectos de un terremoto a gran distancia, es posible localizar el epicentro del terremoto midi茅ndolo desde lugares muy lejos del epicentro mismo.

A veces, la epilepsia resulta de fuentes no relacionadas con la malformaci贸n cavernosa. El determinar los l铆mites de la zona epilept贸gena ayuda a los m茅dicos a determinar si la epilepsia es causada por una lesi贸n, o por otro proceso cerebral. No es cuesti贸n de descubrir una lesi贸n en una zona del cerebro e inmediatamente atribuir la epilepsia a la presencia de esta lesi贸n. Hay otros factores que pueden hacer un papel importante. Estos factores incluyen, por ejemplo, el n煤mero de lesiones que el paciente tiene, o su susceptibilidad o predisposici贸n a la epilepsia. Esta susceptibilidad puede variar mucho de persona a persona. Para algunas personas, es posible que nunca se descubra la causa de su epilepsia.

Fuera de la extirpaci贸n quir煤rgica de la lesi贸n, el tratamiento m谩s eficaz es la administraci贸n de anticonvulsivos. Hay una posibilidad excelente de controlar las crisis en la mayor铆a de los casos. Se han hecho grandes progresos en la fabricaci贸n de anticonvulsivos, permitiendo que se controlen las crisis con menos reacciones adversas que en el pasado. Adem谩s, si se puede controlar completamente la epilepsia inducida por una CCM con la administraci贸n de anticonvulsivos, probablemente no es necesaria la cirug铆a, a menos que otros factores (efecto de masa, hemorragias, historia o estabilidad de la lesi贸n, etc.) hagan que la cirug铆a sea aconsejable o necesaria.

La cirug铆a es el principal tratamiento para los pacientes que tengan crisis verdaderamente intratables o que no respondan completamente a los medicamentos. A diferencia de la mayor铆a de las intervenciones para extirpar una CCM, la cirug铆a para controlar los ataques relacionados con la CCM incluye el extirpar del cerebro una cantidad de tejido sano manchado por la hemosiderina. Sin extirpar este tejido manchado, es mucho m谩s dif铆cil controlar los ataques convulsivos. Desde luego, no se puede extirpar este tejido sano si es funcional o ?elocuente? ? es decir, si controla cualquiera de las funciones del cuerpo o del cerebro.

Se puede utilizar la IRM (imagen por resonancia magn茅tica) funcional u otras herramientas que producen im谩genes diagn贸sticas para distinguir entre los tejidos elocuentes y no elocuentes.

Cabe mencionar que los angiomas venosos, sin considerar su ubicaci贸n en el cerebro, casi nunca causan la actividad convulsiva. Si una persona que antes no ten铆a crisis de repente sufre crisis parciales, se recomienda encarecidamente una exploraci贸n de IRM, junto con el EEG/MEG, para confirmar que la malformaci贸n cavernosa no es la causa fundamental del problema.

La informaci贸n recogida en el post anterior y la bibliograf铆a, se pueden consultar en:
http://www.angiomaalliance.org/pages.aspx?content=206

EPILEPSIA DEL L脫BULO TEMPORAL

Se manifiesta por crisis parciales complejas, crisis con generalizaci贸n secundaria, o por una asociaci贸n de diferentes tipos de crisis. Con frecuencia se constata antecedentes de crisis febriles o familiares con epilepsia. Pueden observarse alteraciones en la memoria. La evaluaci贸n mediante estudios funcionales de imagen (PET) usualmente revela una zona de hipometabolismo temporal. El EEG revela puntas temporales uni- o bilaterales. Las epilepsias del l贸bulo temporal comienzan frecuentemente en la infancia o en el adulto joven. Las crisis sobrevienen en brotes, a intervalos regulares o de manera imprevisible.

Caracter铆sticas Electroencefalogr谩ficas:

En este tipo de crisis el EEG puede ser completamente normal.
Se puede apreciar una discreta asimetr铆a en la actividad de fondo (en ocasiones, dicha asimetr铆a es marcada).

Caracter铆sticas cl铆nicas:

- Las crisis parciales simples se caracterizan por s铆ntomas auton贸micos y/o ps铆quicos, asociados o no con fen贸menos sensoriales, olfativos o auditivos (incluyendo ilusiones). Es frecuente la presencia de una sensaci贸n epig谩strica ascendente.

- Las crisis parciales complejas empiezan usualmente con una detenci贸n de la actividad motriz, seguida de automatismos oroalimentarios. Pueden seguir r谩pidamente otros automatismos. La duraci贸n de la crisis es mayor de 1 minuto. Frecuentemente se observa confusi贸n post-ictal y son seguidas de amnesia; la recuperaci贸n es progresiva.

- Se puede apreciar puntas, ondas angulares o lentas, uni- o bilaterales, sincr贸nicas o asincr贸nicas. Estas alteraciones pueden extenderse m谩s all谩 de la regi贸n temporal.

- Adem谩s de los datos aportados por el EEG de superficie, el registro con electrodos profundos puede ofrecer una mejor definici贸n de la distribuci贸n intracraneal de las anomal铆as interictales.

Adem谩s puede haber diversas modificaciones del EEG que pueden acompa帽ar a la sintomatolog铆a
ictal inicial, tales como:

- Interrupci贸n uni- o bilateral de la actividad de fondo

- Actividad r谩pida de bajo voltaje con puntas r铆tmicas o de ondas lentas r铆tmicas, a nivel de la regi贸n temporal o m谩s all谩 de la misma. El inicio de las manifestaciones electroencefalogr谩ficas puede o no coincidir con el inicio de las manifestaciones cl铆nicas.

Los registros intracraneales suelen suministrar informaci贸n suplementaria sobre la evoluci贸n cronol贸gica y espacial de la descarga. Hay varios subtipos:

Crisis amigdalo-hipoc谩mpicas (l铆mbicas mesiobasales o rinencef谩licas):

Son las crisis m谩s frecuentes. Sus s铆ntomas son los descritos en el p谩rrafo anterior a excepci贸n de las manifestaciones auditivas. El EEG interictal de superficie puede ser normal o mostrar ondas angulares o lentas, uni- o bilaterales, sincr贸nicas o asincr贸nicas. El EEG intracraneal interictal puede mostrar puntas u ondas lentas angulares a nivel temporomesial anterior. Las crisis se caracterizan por molestias epig谩stricas ascendente, con n谩useas, borborigmos, eructos, rapidez cut谩nea, rubor facial, apnea, dilataci贸n pupilar, miedo o p谩nico y alucinaciones olfatogustativas.

Crisis temporales laterales:

Hay crisis parciales simples manifestadas por ilusiones o alucinaciones auditivas, estados de enso帽aci贸n, ilusiones visuales o trastornos del lenguaje si el foco epilept贸geno est谩 situado en el hemisferio dominante. Pueden transformarse secundariamente en parciales complejas, si hay extensi贸n hacia las estructuras t茅mporo-mesiales o extratemporales. El EEG de superficie muestra puntas a nivel temporal medial o posterior, uni- o bilaterales, que predominan en las derivaciones laterales. Recientemente Delgado-Escueta ha identifica una forma de epilepsia mixta que involucra tanto estructuras laterales como amigdalo-hipoc谩mpicas.

La informaci贸n anterior se puede consultar en:
http://neurologia.rediris.es/congreso-1/conferencias/epilepsia-4.html